martes, 21 de octubre de 2014

Secretos, intriga, silencio...

                              La Isla Mínima. Alberto Rodríguez. 2014. España.





    El director español Alberto Rodríguez, que irrumpió en la gran pantalla sorprendiendo gratamente tanto a expertos como a espectadores en general con Siete Vírgenes (2005), tras la que vino After (2009) y Grupo Siete (2012), una película con la que se terminó de consolidar como uno de los directores con mejor porvenir en nuestro cine, regresa pisando fuerte con un film con el que vuelve a demostrar lo que vale y con el que nos sorprende, más, si cabe, y nos deleita con una gran historia con la que consigue que te introduzcas en ella desde los créditos, arropado por un gran elenco de actores y con una técnica sin igual, en donde destaca la espectacular fotografía de Alex Catalán.

    La Isla mínima nos sitúa en el año 1980, en los inicios de la transición, en un pequeño pueblo a orillas del río Guadalquivir donde dos detectives especializados en homicidios viajan desde Madrid para investigar la extraña desaparición de dos hermanas durante la conocida y popular fiesta de la cosecha del mismo. Un lugar triste en el que el tiempo parece que no transcurre y donde los jóvenes sueñan con salir de allí e irse a la ciudad.
Ambos detectives que, apenas se conocen, con maneras muy diferentes de entender la vida y de trabajar, cargados de secretos y falta de confianza, tras una serie de acontecimientos, relacionan la desaparición de las dos adolescentes con otros casos sin resolver en el mismo lugar y en las mismas fechas. Pese a las diferencias entre ellos, ¿lograrán llegar hasta el fondo del misterio en las marismas del Guadalquivir?.

    Unos de los grandes "enigmas" del último trabajo de Alberto Rodríguez es el gran parecido con una de las series americanas del momento, True Detective, protagonizada por Matthew McConaughey y Woody Harrelson. Dos trabajos calcados en muchos aspectos del guión, en donde sus personajes reunen un sinfin de detalles que podemos reconocer en el film de Rodríguez o a la inversa plagado de momentos inexplicables para el espectador y seguidor de ambos trabajos, ya que, se han grabado prácticamente al mismo tiempo, (la película en el mes de octubre y la serie se estrenó en el mes de febrero del año siguiente) un sorrprendente misterio o casualidad.




    
    Para escribir La Isla mínima, Rodríguez, (que se comenzó a esbozar justo después de Siete Vírgenes y que, tras visionar unos documentales sobre la Transición Española como son, Atado y bien atado y No se os puede dejar solos, del año 1983, ambos del los hermanos Bartolomé, decidió retomar y adaptar la historia), se inspiró en una exposición  del fotógrafo sevillano Atín Aya, donde se mostraban imágenes de la zona en donde se desarrolla la narración, imprescindibles para lograr esa atmósfera realista y veraz, tan de thriller, que es uno de los muchos detalles que destacan en su gran trabajo. Otra de las fuentes de inspiración fue la obra del coreano Bong Joon-ho: Memories of Murder (Crónicas de un asesino en serie, 2003), que puede ser la razón de esa peculiar relación entre la película y la serie americana.

    Como vienen siendo habitual, el propio Rodríguez firma el guión junto a su inseparable y fiel colaborador Rafael Cobos con el que, como ya expliqué con anterioridad, consiguen trasladarte a ese 1980 y a esa zona de las marismas del Guadalquivir, cargada de secretos, intriga, silencio...hilando perfectamente la historia y las escenas, intercalando instantes de respiro para el espectador en la tensión que se trasnmite por los personajes, según palabras del propio director, creando pausas narrativas en el relato con unas imágenes aéreas prestadas por Chiqui Garrido que animaron digitalmente para la película.

    Esas imágenes, junto con otras aéreas utilizadas en los títulos de crédito, arropadas por la banda sonora de Julio de la Rosa, presente en todos sus trabajos, sumado a la inolvidable interpretación de la pareja protagonista, con un impecable Raúl Arévalo en su papel, un inmejorable Javier Gutiérrez, en su mejor actuación hasta el momento, en mi opinión, un Antonio de la Torre que no defrauda y Jesús Castro y Nerea Barros que no desentonan en la historia, Alberto Rodríguez comparte una película plagada de momentos que bien podrían considerarse una obra de arte y que logra convencer al espectador de que en España podemos hacer un cine que nada tienen que envidiar al de fuera consiguiendo que salgamos de la sala de cine deseando poder disfrutar de su próxima obra muy pronto.





                                  La Isla mínima, Alberto Rodríguez. España. 2014.



  • Director: Alberto Rodríguez.
  • Guión: Alberto Rodríguez / Rafael Cobos.
  • Fotografía: Alex Catalan.
  • Música: Julio de la Rosa.
  • Intérpretes: Antonio de la Torre, Javier Gutiérrez, Raúl Arévalo, Jesús Castro, Nerea Barros.








    

    
    




   



    


  
     
    


4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Buenos días, Marta, te la recomiendo al 100 %. Alberto Rodríguez, nunca defrauda, jejej. Y, si te gustan las películas de este género, no te la pierdas. ;-) Gracias por tu comentario. ;-)

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Buenos días, María del Carmen. Yo que tú, no me la perdería, jejje. Para mí es una de las mejores del momento, junto con Perdida, de Fincher. Gracias por tu comentario. ;-)

      Eliminar