jueves, 29 de junio de 2017

Helado de Pistacho Sin Gluten.



    Declaro abierta la temporada de helados caseros para quitarse el sombrero ¿te vienes conmigo a descubrir y a disfrutar de la receta de un helado de pistacho que repetiré hasta saciarme? :-)

     Soy de las personas que aunque puedas elegir entre un sinfín de sabores en una heladería, siempre me decanto por el Ferrero, Avellana o por el de Pistacho. Sé que soy cansina, pero no es la primera vez que cambio mis sabores favoritos y no disfruto de mi "momento helado", así que ¿para qué cambiar si nunca me defraudan?

    Ese es el motivo por el que me decidí a comenzar la temporada de helados caseros para combatir las altas temperaturas con uno de mis imprescindibles: el helado de pistacho.

    Tengo que reconocer que tenía mis dudas a la hora de hacerlo porque no sabía si iba a estar a la altura del que me como en un heladería cerca de casa que está increíble, pero tras probarlo, tanto mi madre como yo, que soy aún más crítica que ella coincidimos en que...¡¡¡superé la prueba!!¡¡Está a la altura!! Y no sabes lo contentas que nos quedamos en casa.


   
    Ingredientes (receta adaptada del blog "Bajo una nube"):
  • 500 ml. de Leche.
  • 4 Yemas de Huevo.
  • 100 gr. de Azúcar.
  • 150 gr. de Pistachos Tostados Sin Sal triturados.
  • 2 Cucharadas de Aceite de Girasol (pruebas con una, y si es necesario, le añades la segunda).
Preparación:
  1. Comienzas preparando la pasta de pistacho. Trituras los pistachos hasta que se conviertan en polvo y, al menos en mi caso, los pasé a una batidora junto con dos cucharadas de aceite de girasol y batí hasta conseguir la pasta deseada. Todo depende de la potencia del aparato que utilices. Reservas.
  2. Es el momento de preparar la base del helado: la crema inglesa. En mi caso, me decanté por la receta del blog: "Bajo una nube", en el que se explica de una manera muy sencilla  y detallada los pasos a seguir para hacer este tipo de helados ¡¡no te pierdas su post!!
  3. Siguiendo sus explicaciones, decidí utilizar en mi receta azúcar blanca, a pesar de que se recomienda endulzar los helados con azúcar invertido o con miel pero, como no tenía en casa en ese momento, utilicé la blanca y no se aprecia en absoluto en la textura del helado. Macarena recomienda que por cada 500 ml de leche se utilicen 4 yemas de huevo y 115/150gr. de azúcar, dependiendo de tu gusto y del sabor que le des al helado. También explica que puedes hacer la crema sólo con leche como es mi caso o con leche y nata montada al final. Te recomiendo sus indicaciones y trucos porque no pueden ser más detalladas y sencillas y no me voy a repetir al pie de la letra.
  4. Como ves en la receta que explico, utilizo la leche que llevo a ebullición a fuego suave. Bato con varillas o a máquina las yemas con el azúcar hasta que se integren y doblen su volumen y, cuando la leche esté a punto de hervir, la vierto con mucho cuidado  sin dejar de batir sobre la mezcla  de las yemas y el azúcar. Vuelvo a llevar a ebullición a fuego suave, sin dejar de revolver hasta que alcance los 83 grados o espese ligeramente la crema o hasta que deje un surco en la cuchara cuando pases el dedo.
  5. Apartas la crema del fuego, la viertes en un bol y la colocas como si fuse un baño María en otro recipiente con agua y hielo para cortar la cocción y enfriarla.
  6. Es el momento de añadirle la pasta de pistacho que tenías reservada antes de que se enfríe la mezcla. La integras bien y dejas enfriar la crema totalmente. Cuando enfríe, sigues los pasos de tu heladera y lo congelas. Yo preferí dejarla en la nevera toda la noche tapada con un papel film para que el sabor del pistacho fuese más intenso. Al día siguiente, seguí los pasos de mi heladera y lo congelé al menos 4 horas.
  7. Si no tienes heladera no hay problema, sigues los pasos igualmente, lo congelas pero, cada 30 minutos tienes que sacarlo y batirlo con unas varillas durante al menos 2-3 horas. Pasado es tiempo, ya tendrá la textura deseada y lo congelas hasta su consumo.

    No tienes excusa para  hacer un helado en casa, tengas o no heladora. Y con esta base de crema inglesa puedes dejar volar tu imaginación y hacer infinitas variantes, eso sí, la próxima vez doblo los ingredientes porque se "evaporó" en un suspiro, jajajaja. Ahhhh!!! Y me pongo con el de avellana que tiene que quedar I-M-P-R-E-S-I-O-N-A-N-T-E. ;-) ¡¡¡Feliz día!! Nos leemos pronto. Besos. MJ.

1 comentario:

  1. Qué fresquitoooo y qué ricoooooo!!!!. Tomo nota!!!. Besines!!!

    ResponderEliminar